Publicado el Deja un comentario

Almacenamiento en la nube pública vs NAS, ¿Dónde guardar tu información sensible?

La cantidad de datos que generamos y almacenamos es cada vez mayor. Entre ellos, se encuentra información sensible como datos personales, financieros o confidenciales de la empresa.

El almacenamiento en la nube ha surgido como una solución práctica y accesible para guardar esta información. Sin embargo, la seguridad de la información en la nube pública ha sido objeto de debate, ya que existen riesgos asociados a su uso.

Por otro lado, los NAS (Network Attached Storage) se presentan como una alternativa que ofrece mayor control y seguridad sobre los datos almacenados.

Riesgos de almacenar información sensible en la nube pública:

  • Pérdida de control: Al almacenar información en la nube pública, se cede cierto control sobre la misma a un proveedor externo. Esto implica confiar en sus prácticas de seguridad y políticas de privacidad, que pueden no ajustarse a las necesidades de la empresa o del usuario.
  • Fallos de seguridad: Las infraestructuras de la nube pública, por complejas y extensas que sean, no son invulnerables. Errores humanos, fallos técnicos o ataques cibernéticos pueden poner en riesgo la seguridad de la información almacenada.
  • Acceso no autorizado: La información almacenada en la nube pública puede ser susceptible a accesos no autorizados por parte de terceros, ya sea por robo de credenciales, hackeos o filtraciones de datos.
  • Dependencia del proveedor: Una vez que la información se almacena en la nube pública, depender del proveedor para acceder a ella y gestionarla. Si el proveedor tiene problemas técnicos o decide cambiar sus políticas, el acceso a la información puede verse afectado.
  • Cumplimiento legal: En algunos casos, el almacenamiento de información sensible en la nube pública puede no cumplir con las regulaciones o leyes de protección de datos vigentes, lo que puede acarrear sanciones legales.

Ventajas de almacenar información sensible en un NAS:

  • Control total: El usuario o la empresa tienen un control total sobre la información almacenada en un NAS, incluyendo su ubicación física, seguridad y acceso.
  • Mayor seguridad: Los NAS ofrecen mayor seguridad gracias a la implementación de medidas como cifrado de datos, control de acceso granular y firewalls integrados.
  • Privacidad: La información almacenada en un NAS no se comparte con terceros, lo que garantiza una mayor privacidad y confidencialidad.
  • Acceso local: Los NAS permiten acceder a la información de forma local, incluso sin conexión a internet, lo que garantiza la disponibilidad de los datos en caso de cortes o problemas de conectividad.
  • Escalabilidad: Los NAS se pueden ampliar en capacidad de almacenamiento según las necesidades del usuario o la empresa.
  • Reducción de costes: A la larga, un NAS puede ser una solución más rentable que la nube pública, ya que no hay que pagar cuotas mensuales por el uso del servicio.

La decisión de almacenar información sensible en la nube pública o en un NAS debe basarse en una evaluación cuidadosa de los riesgos y las ventajas de cada opción. Las empresas y usuarios que manejan información confidencial deben considerar la seguridad y el control como prioridades, por lo que un NAS puede ser una opción más adecuada.

Recomendaciones adicionales:

  • Independientemente de la solución elegida, es crucial implementar medidas de seguridad adecuadas para proteger la información sensible, como el uso de contraseñas seguras, cifrado de datos y copias de seguridad regulares.
  • Es importante mantenerse informado sobre las últimas amenazas y vulnerabilidades en materia de ciberseguridad, y actualizar el software y las medidas de seguridad de forma regular.
  • En caso de manejar información altamente sensible, se recomienda consultar con un experto en seguridad informática para obtener una evaluación personalizada y recomendaciones específicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *